La depresión provoca la muerte: Arzobispo

96 Normal 0 21 false false false ES-TRAD X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Calibri; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}

La depresión provoca la muerte: Arzobispo

 

Juan David Castilla. Xalapa, Ver. La depresión ha llegado a ocasionar la muerte de personas, alertó el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios.

 

En la homilía dominical, celebrada en la Catedral Metropolitana, el Sacerdote detalló qué hay enfermedades físicas, psicológicas y espirituales.

 

“A veces lo físico está reflejando lo que traemos en el espíritu, en el alma, una persona que trae grandes preocupaciones o que trae una depresión muy alta, que empieza a no dormir, a no comer, finalmente termina con una depresión terrible y muchas veces puede llevar hasta la muerte”.

 

El prelado destacó la importancia de que la gente dañe su alma para evitar cualquier padecimiento o una depresión aguda.

 

“La iglesia, como institución, ofrece, con la encomienda que Cristo le ha dado, los remedios. Tenemos en primer lugar dos sacramentos de curación, de sanación, el primero de ellos es la confesión, cuando nosotros sentimos que traemos una culpa grave, un pecado grave o pescados que ya son cotidianos y que nos estorban en nuestra vida recurrimos al sacramento de la reconciliación”.

 

Reyes Larios recordó que en la Catedral se pueden observar grandes filas de personas en espera de su confesión.

 

“Cuando paso por aquella nave de la Catedral está una fila larga porque gracias a Dios están confesando ahí los padres, yo los saludo y les digo: saludo a los pescadores igual que yo. Los veo que están ahí formaditos”.

 

El segundo Sacramento es conocido como “unción de los enfermos” o “extrema unción”, mismo que pueden recibirlo personas bautizadas con edad suficiente y una enfermedad seria.

 

“Este sacramento es muy hermoso porque implica la oración y da la salud del alma y del cuerpo, perdona los pescados y concede la salud física por eso hay que recurrir mucho a este sacramento”, remató.

 

Comentarios